Blog Alimentación y Cultura (2020-21) A1

Blog creado por los alumnos del Grado en Ciencia y Tecnología de los Alimentos de la UPV

TIPOS DE PANES

Con su valor energético y nutricional, el pan se ha convertido en un alimento básico en muchas culturas durante miles de años. Sin embargo, en las últimas décadas, su consumo en particular se ha reducido significativamente porque se considera injustamente como un producto calórico.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda 250 gramos de pan al día. Pero en España, por ejemplo, solo consumimos 100 gramos por persona. Está hecho de agua y harina, por lo que los carbohidratos son nutrientes esenciales para el cuerpo humano, dominan en su composición y deben representar el 50% de una dieta equilibrada.

Es precisamente por sus carbohidratos que es una rica fuente de energía, se absorbe fácilmente y puede satisfacer las necesidades del cuerpo humano. 100 gramos de pan contienen unas 260 kcal (cereales blancos e integrales), además de vitamina B y fibra (si es de cereales integrales, 8 gramos más). En este sentido, no aumentará de peso por sí solo, siempre que se consuma con moderación y según el consumo energético de cada persona.

Tipos de pan

La mayor parte del pan que se produce en la actualidad se obtiene de la harina de trigo, que puede producir productos ligeros y deliciosos debido a su contenido en gluten. No todo el pan es igual. Dependiendo de la harina utilizada, encontraremos diferentes tipos.

1. Pan de trigo: Es el pan más común porque tiene muchas ventajas en textura y calidad frente a otras harinas. Pero en la mayoría de los casos, es un pan blanco inferior porque contiene harina blanca y refinada, que es rica en humedad, pero carece de minerales y vitaminas.

2. Pan de trigo integral: Es uno de los favoritos de los nutricionistas porque la harina que se elabora con él contiene salvado y cereales integrales, parte de los cuales son fibra y nutrientes.

3. Pan de centeno: se cultiva principalmente en los países del norte, porque es un grano que aguanta bien el frío. La harina de centeno proporciona más azúcar y sales minerales que la harina de trigo.

4. Pan de espelta: Es un trigo crudo, rico en fibra, carbohidratos complejos, vitamina B, cobre y hierro, y ácidos grasos insaturados. Sin embargo, su harina no se ha utilizado en grandes cantidades debido a la dificultad de separar las semillas de la capa protectora.

5. Pan de semillas: está elaborado con harina de trigo integral y contiene semillas de diferentes fuentes. El sésamo más común es una fuente importante de calcio y magnesio. Las de calabaza contienen triptófano (un aminoácido que regula el sistema nervioso), y las de girasol contienen omega-6 y vitamina E. Todos estos granos proporcionan nutrientes adicionales para la alimentación.

6. Pan de maíz: Rico en sabor, las migas son más amarillas y más gruesas que el pan de trigo. El maíz se diferencia del trigo en que no contiene gluten y también contiene una alta proporción de fibra y vitamina B. Aunque es adecuado para el apio, generalmente se agrega harina de trigo para que la textura sea más esponjosa.

Según los expertos, el pan blanco reduce nuestra sensación de saciedad, lo que nos anima a comer más pan blanco, aumentando así el azúcar en sangre. Recuerde, el pan blanco con manchas amarillas no es integral, debemos revisar la etiqueta o acudir a una panadería de confianza.

Y recordad, el pan no es un alimento esencial para el cuerpo humano, pero si queremos comer pan, debe ser de calidad.

Bibliografía:

https://www.oximesa.es/blog/panes-cual-es-el-mas-saludable/





No comments yet»

Your comment


HTML-Tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>