Blog Alimentación y Cultura (2020-21) A1

Blog creado por los alumnos del Grado en Ciencia y Tecnología de los Alimentos de la UPV

Pan INTEGRAL, no BLANCO

El pan integral y la manera de elaborarlo — Mejor con Salud

La cultura mediterránea, desde siempre ha basado gran parte de su alimentación en el consumo de pan, sobre todo España, donde son patrimonio nacional los montaditos, los pintxos y las tapas.

Y es que para todo español, donde haya un buen bocata, que nos quiten el resto; porque este es, posiblemente el «plato» más versátil y cómodo que conocemos en nuestra gastronomía: piénsalo, cuando te vas de viaje o de excursión con tus amigos y coméis por ahí, ¿qué te llevas? Es verdad que hay quien se lleva un tupper de macarrones, pero ir cargando con el envase por ahí, tener que llevarse cubiertos… ¡es un lío!

Por eso hoy os voy a contar cuál es el mejor pan para vuestra salud, pues hay diferentes cereales con los que podemos elaborar tal manjar.

En nuestro país, siempre se ha consumido el llamado «pan blanco», es decir, aquel que no es integral, y eso es algo que los expertos en salud consideran un problema. Últimamente estos están recomendando eliminarlo de la dieta y optar siempre por panes hechos a base de grano entero, o sea, integrales. 

¿Por qué no debemos optar por el pan blanco?

Como ya he comentado antes, el pan blanco es el favorito de los españoles desde siempre (y así lo demuestran los datos), sin embargo, cabe decir que la investigación científica ya ha pasado a considerarlo como un alimento a que eliminar de la dieta.

La realidad es que tomar pan blanco es como comer azúcar. Esto se debe a que está elaborado con harina refinada, compuesta básicamente por almidón.

Y es que la harina integral, a diferencia de la «blanca» (refinada), se obtiene del grano entero, es decir, que incluye el germen y el salvado, lo cual es bastante más saludable. La harina refinada elimina estos dos componentes y solo mantiene el endospermo, es decir, que los carbohidratos que aporta el pan integral son complejos y de absorción lenta, por lo que son mucho más beneficiosos que los que aporta el pan blanco.

«Nosotros convertimos el almidón rápidamente en glucosa (azúcar). Se produce un pico de glucemia muy fuerte y eso supone un esfuerzo especial al páncreas, que acaba agotándose. Eso acaba en diabetes, más resistencia a la insulina.»

 Explicó Miguel Ángel Martínez-González, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra, a EL ESPAÑOL.

Además, a esto le sumamos que en España consumimos pan (blanco generalmente) en prácticamente todas las comidas del día (tostadas en el desayuno, bocadillo en el almuerzo, picos en el aperitivo, tostas para ayudarnos en la comida y en la cena…), lo que está directamente asociado con un mayor riesgo de sobrepeso u obesidad.

«La cantidad de glucosa que tiene este alimento aumenta las calorías ingeridas, que además son de absorción rápida, lo que «hacen que tengamos más hambre y que el alimento posea un menor poder saciante»

Miguel Ángel Martínez-González

La gente que dice estar concienciada sobre su alimentación, suele dejar de lado el pan de trigo refinado, buscando alternativas en otros cereales u otras variedades de trigo, como el trigo espelta, de centeno, etc… Estos priorizan los nombres «raros» o «nuevos» para ellos antes que que tengan un buen valor nutricional.

El que un pan tenga un color más oscuro que el clásico pan de trigo, no quiere decir que sea integral ni que sea más saludable, habrá que recurrir a la etiqueta del producto. A la hora de escoger un pan, sea del cereal que sea, hay que asegurarse de que el ingrediente principal es la harina integral, sea del cereal que sea.

Pero en los supermercados, encontrar un buen pan no es tarea fácil, ya que para poder decir que un pan es integral, debe tener al menos un 75% de harina integral.

El trigo sarraceno

Qué es el trigo sarraceno? Propiedades y beneficios [2020]

A pesar de lo que pueda hacer creer su nombre, el trigo sarraceno no pertenece a la familia de los cereales, es una semilla. Este pseudocereal que no pertenece a la familia de las gramíneas (a diferencia del trigo, el centeno, la cebada o la avena), no contiene gluten, es más rico en proteína que el resto de cereales y contiene minerales y antioxidantes muy interesantes para nuestra salud.

Del resultado de moler esta semilla se obtiene una harina que siempre es 100% integral, por lo que es una buena alternativa a la harina blanca para realizar pan.

Y tú, ¿a qué esperas para hacer pan casero 100% integral?

Bibiografía:

https://www.elespanol.com/ciencia/nutricion/20201019/pan-centeno-espelta-trigo-sarraceno-mejor-salud/528477153_3.html#img_7





1 Comment»

   mmcorfer wrote @ diciembre 21st, 2020 at 21:44   Responder

Sabía que el pan integral era mejor que el blanco, pero no era consciente de la gran diferencia que tienen. A partir de ahora todo pan integral 100%.

Your comment


HTML-Tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>